Se acerca  la hora para Paquito y Sonia, la calima y el viento serían nuestros compañeros aquella tarde. Aridane apretaba con fuerza el vientre de su mamá manifestando su presecia.

Creo… y corregidme mamás si me equivoco, que sólo hay una cosa más bonita que sentir las patadas de tu bebé en el vientre y es cuando lo tienes en tus brazos, en tu pecho, es tan fuerte el vinculo que puedes sentir su pequeñito corazón latir con tanta fuerza como si de un gladiador se tratara.


Lee más…