Aquella tarde, en el premamá de Nieves y Moisés, no echamos de menos un atardecer espectacular ya que los almendros nos mimaron con sus flores. La naturalidad de la pareja lo convirtió todo en un momento mágico que salió mejor de lo que podríamos haber esperado: ellos estaban cómodos y yo, mucho más.


Lee más…