Fotografíar a recién nacidos requiere mucha paciencia y dedicación, toda tu atención es para el pequeño, desde tus manos calientes hasta el ambiente tranquilo, por eso, cuando las sesiones se realizan fuera de nuestro estudio siempre vas un poco a ciegas. Por suerte la paz que trasmitía el hogar del pequeño, y el hecho de que Rafael fuese tan dulce y tan dormilón, hizo que la sesión fuese más llevadera y no tardamos en conseguir las imágenes que estaba buscando.

Le deseo lo mejor a este pequeño rayo de sol.

 

 

 

 

 

Para más información sobre nuestras sesiones de recién nacido no dudes en ponerte en contacto con notrosos.
Promovemos el amor por los recuerdos, dale una bienvenida especial a tu bebé.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *