Ya sea en monte o mar hacer un premamá en Tenerife siempre va a ser una de las cosas que más me gusta fotografiar. Y si lo hacemos en mi pueblo, con sus playas de arena negra y sus atardeceres infinitos, aún mejor.

Hace ya unos meses Patri y Oliver se ponían en contacto conmigo. Querían que yo guardara en imágenes y para siempre, una de las mejores etapas de su vida.

Llegaron en un momento un poco caótico y a la vez ilusionante de mi vida. Yo cambiaba de proyecto profesional y ellos serían los primeros en estrenar ese nuevo camino. No podría haber deseado hacerlo con unos papis mejores. Pasamos una tarde tranquila con un sol perfecto, contando anécdotas y planes de futuro, y para qué negarlo, a mí también me sirvió para desconectar a mi manera.

Patri y Oliver me regalaron momentos como estos, de muchas sonrisas y mimos. Desde el día que los vi, supe que iban a ser una de esas parejas especiales que yo tengo, con las que llegas a una confianza y un cariño diferente.

Una de esas parejas que yo me guardo en el bolsillito que esta muy cerca del corazón.

Gracias chicos por dejarme fotografiar tan bellos momentos de vuestra historia y por traerme luego a la pequeña Natalia.

 



Lee más…